El sitio del rock en Argentina | 20 años online

Buscar

El Violinista del amor y los pibes que miraban

Eduardo Renzi: batería, percusión y coro
Leandro Aspis: trombón y coro
Nicolás Esperante: voz, trompeta, banjo, guitarras española y eléctrica, ukelele y coro
Nicolás Valdés: acordeón, mandolina, guitarra eléctrica y coro
Pablo Maillie: bajo, saxo tenor y coro




Formados a finales de 2008 (de las cenizas de Los Jacqueline Trash y I Suck) comienzan a recorrer los escenarios mutando caprichosamente del folk al power pop, del rockabilly a la canción romántica, e incorporando los sonidos e instrumentos que se van topando en su camino.

Después de un primer disco homónimo (2009) de canciones propias y un EP "A la pileta con el violinista" (2010) de versiones donde reinterpretan desde Armando Manzanero hasta Gilda, llegan a un punto donde todos los géneros que transitaron terminan de cerrar en la identidad que plasmaron en Saltando de alegría (2011). El álbum va desde el mareado cabaret oscuro de Tom Waits o los Dead Brothers, a un folk heredado de Neil Young y Gram Parsons. Ofrece climas y paisajes dignos de un soundtrack del más bizarro spaghetti western, con letras surrealistas cargadas de cinismo y mal humor, siempre girando en torno a un huraño romanticismo recibido con excelentes críticas en Rolling Stone e Inrockuptibles, entre otros medios.

Ya con cuatro años de vida a cuestas ve la luz un proyecto que lleva años rumiando en las vísceras de El Violinista y compañía: "El Violinista del Amor y Los Pibes que Miraban contra los Fantasmas - Canciones e himnos de revoluciones que no fueron" (2013). Canciones e himnos tradicionales nacidos y criados en trincheras y retaguardias antifascistas alrededor del mundo, reversionados descaradamente en un disco que recorre rancheras, oscuras melodías circenses, aires gitanos y cabalgatas rabiosas. Armados de acordeones, banjos, vientos y mandolinas -y con un mareado coro como fuerza de choque- enfrentan fantasmas propios y ajenos, recreando ilusiones que se ahogaron hace casi un siglo. Así, clásicos antifascistas como "El paso del Ebro" (Ay, Carmela), "Bella Ciao" e incluso "La Internacional", toman nuevas dimensiones, a veces tétricas y otras festivas, como si de grotescas bodas y de funerales espectrales se tratara.

Desde su formación han realizado una gran cantidad de shows en la ciudad de Buenos aires donde se destacan la participación en la 5ta. edición del Festival Ciudad Emergente, El Scatter Fest en Niceto Club, 5to. Aniversario del ciclo Music is My Girlfriend en la Ciudad Cultural Konex, y abriendo el primer show en argentina de Ben Kweller.


El Violinista del amor y los pibes que miraban


El Violinista del amor y los pibes que miraban





Cargando...