El sitio del rock en Argentina | 20 años online

Buscar

Plata Quemada

Julio Romero: trompeta
Leonardo Rodriguez: voz
Marcos Rodríguez: bajo
Maximiliano Godoy: guitarra
Pablo Nardelli: batería


Ex integrantes

Martín Olmeda: batería




Quisieron conformar una orquesta milonguera, pero vienen del punk rock del Conurbano bonaerense, de casas que se yerguen sobre el asfalto de arroyos entubados, donde la presencia policial y las protestas vecinales los atraviesan. Allí los chicos sueñan con ser bailanteros famosos, el ritmo natural es el chamamé y una versión degradada de la bachata, que han ido desplazando al heavy metal desde que se apagó la incandescencia de ese faro que fue Hermética.

Al punk rock abreva el que no sabe tocar su instrumento, el que no termino la escuela secundaria, el habitué de calabozos de suburbio, el padre a temprana edad, el sucio y el desprolijo; el que sólo puede superarse a fuerza de contradecir sus propios principios y trabajar duro en componer una melodía mejor, un acorde más complejo.

Se formaron en 2012, ensayando en la plaza de la estación de Monte Grande, ramal Ezeiza del FFCC Roca. Debutaron el 20 de mayo de 2012 en la segunda FLIA (Feria del libro independiente) en Remedios de Escalada, partido de Lanús. No tenían instrumentos propios, les prestaron el bajo y la guitarra y la batería estaba armada con un cajón peruano como bombo, un redo -que fue en sus mejores días parte de una orquesta típica, hoy herencia familiar- y con sólo tres temas propios y dos versiones.

Decidieron en ese momento que ya tenían lo que necesitaban y ahorraron dinero para comprar su primera –y única- guitarra, una criolla. Reciclaron un bajo eléctrico de segunda marca que llevaba quince años sin uso. Consiguieron una sala de ensayo que se arma todos los fines de semana en la carpintería del MTD –Movimiento de Trabajadores Desocupados- de Luis Guillón y empezarona tocar. A la formación original de Maxi Godoy en guitarra, Marcos Rodriguez en bajo y Leonardo Rodriguez en voz se sumó Gustavo Jara en guitarra –también criolla-, él se puso a tocar chacareras después de un recital en Témperley y lo invitaron a quedarse. El baterista, Martín, dejó la banda a fin de 2013 y otro viejo amigo, Pablo Nardelli se sumó a la aventura bombeando ritmo. No pueden definir claramente lo que tocan, puede sonar rock milonguero, punk sin distorsión o grunge melancólico.

El nombre es porque creen que esa debe ser la sensación que embriaga a quien paga una entrada a sus recitales. También, y si el tiempo les permite levantar la puntería, podrán argüir que se trata de una declaración de anticapitalismo explícito.

Llevan un mensaje de insurgencia que no se refleja en letras panfletarias sino en una actitud, le dan importancia a la poesía de tono oscuro, tocando en sitios que no son el circuito del rock, recorriendo el Conurbano como una banda de bajo presupuesto. Eso los hermana con un montón de bandas del circuito hardcore, hip hop y metal del Gran Buenos Aires, con los que comparten escenario. Pero no son marginales por vocación, quieren que lo que hacen tenga la oportunidad también de ser degustado en escenarios donde la exigencia está puesta en otro acento, no sólo en el aguante. Pero precisamente por eso, por caraduras, se largaron a la cancha sin preguntar si había que saber jugar.





Discografía

Demo (2013)

Redes sociales:
https://www.facebook.com/PlataQuemada


Cargando...