El sitio del rock en Argentina | 18 años online

Tia Amanda

Hubo un puente,
y un río donde ahora,
hay una cruz . . .

Se cansaron las piedras,
de vivir en la inquietud,
del amanecer . . .

Y hubo un roble y un claro,
donde ahora hay un cancel.

Se cansó Tía Amanda,
de las luces del Edén,
con su ingratitud.

Y si vieras las mareas surgir,
y si vieras las aldeas pasar,
vas buscando un libro,
un paraíso eterno hacia allá.

Hubo un puente y un río,
donde ahora hay una cruz.
Se cansaron las piedras,
de vivir en la inquietud,
del amanecer.

Y hubo un roble y un claro,
donde ahora hay un cancel.

Y Tía Amanda escapó,
por la pendiente azul que da,
hacia el amanecer.

Y si vieras las mareas surgir,
y si vieras las aldeas pasar,
vas buscando un libro,
un paraíso eterno hacia allá.

Sueña y sueña que nadie te mira,
sueña y sueña que nadie nos mira.

Y antes de las luces del despertar,
antes de las luces de las ciudades,
antes de los tóxicos que no se irán,
yo veré tu imagen preciosa,
suspendida en la niebla.

Y hubo un puente y un río,
donde ahora hay una cruz.

Se cansaron las piedras,
de vivir en la inquietud, oh no.

Hubo un roble
y un claro donde ahora,
hay un cancel.

Tía Amanda escapó por la pendiente.
azul que da,
hacia el amanecer.

Y si vieras las mareas surgir,
y si vieras las mareas surgir,
vas buscando un libro,
un paraíso eterno más allá

Ver más sobre Luis Alberto Spinetta