El sitio del rock en Argentina | 18 años online

Pabellón séptimo (Relato de Horacio)

Me asfixio! Dios!
Pienso en mi cara.. se está quemando, ahora, mi cara... Dios!
Una explosión y los colchones se prenden fuego y nos quemamos vivos...
Quiero salir, quiero escapar, las puertas siguen encerrojadas
El pabellón... en un segundo se nubló todo y yya no vemos nada más...
Pruebo trepar hasta un ventanal buscando el aire y me balean fiero
Viejita, amor, hijas y amigas, buscan noticias en la puerta, ahí fuera...

Tiempo después, escucho aún el ruiido loco de los paloteros
Buscan así baldosas flojas donde escondemos tesoro y miserias
Pobrecito!... pobre "el Cebolla", no pudo más
Se degolló por miedo
Nadie es capaz (no pueden borrar mis recuerdos!)
Nadie es capaz de matarte en mi alma

Y así te dan! Así te quiebran!
Así te dan por culo allí... sin más
Por esa vez la Vieja Cosechera
Vino por mí y no quiso besar mi vida

Estoy herido, estoy quemado
Voy en camila por el Salaberry
Voy a tratar de hacer conducta aquí
Para rajar antes que mis pulmones
Si va a pasar algo conmigo
Quiero que sea en libertad... allá afuera!
Y nada más! irme y nada más!
No quiero ver más gruesa de llavero
Ni mirar la pared si el pasarela grita
Para tapar quejidos y lamentos
Ya nunca más!
Y nunca ya voy a olvidarte, Pablo... nunca!

Ver más sobre Carlos Indio Solari