Noticias


12.07.2002.-

A diez años...estamos hasta las manos

Las Manos de Filippi festejan 10 años de trayectoria con la denuncia como estandarte. La entrevista de Laura Araujo, para el Diario Los Andes.



Las Manos de Filippi
foto: Diario Los Andes

Las Manos de Filippi se formó en el 92, propulsaba un proyecto que incluía música, escenografía y puesta en escena. No tardaron en recolectar fanáticos que los seguían por lugares como el Parakultural, el Limbo y el desaparecido Dragón, en el Abasto. Así se popularizó El himno al Cucumelo (tema que luego Rodrigo difundió aún más), y el polémico Sr. Cobranza (que intentaría esquivar la censura del gobierno menemista y que Las Manos... cedieron a Bersuit Vergarabat y, que iniciaría una conflictiva relación con éstos últimos, sobre todo, con Gustavo Cordera, su cantante).

Han pasado 10 años desde el nacimiento de una banda que se convirtió en una voz molesta en la conciencia de la clase media argentina, mareada por el festival menemista. En esta época tocaron en Cutral-Có y su carrera cambió para siempre. A partir de ahí se los identificó como musicalizadores de los que cortan rutas para hacerse escuchar. Sin ir más lejos, la semana pasada, en un informe publicado en un diario porteño sobre los jóvenes abatidos por la policía en Puente Pueyrredón el 26 de junio, se los consultaba como fuente autorizada para hablar del tema. Cuestión que ellos responderán en su próximo disco -aún sin nombre- con el tema Los Métodos Piqueteros, con la música de los dibujitos animados, Las Chicas Súper Poderosas (ver aparte).

En el balance de su aniversario nos encontramos con una banda que profetizó el momento actual, filtrado por el terremoto de la consigna “que se vayan todos”, los que desde el pasado 20 de diciembre, fueron reflotados por las mismas FM que antes les negaban difusión (Rock & Pop, La Mega) a partir de canciones como la extremista Cutral-Co: “¿Hay que matar al presidente?/ ¿Hay que matarlos a todos?/ Si no para qué me quedo acá/ si ni a mi crío puedo alimentar”, que parece escrito hoy.

Sin embargo, la fama y la gloria del reconocimiento masivo los sigue gambeteando.

De estos temas, hablamos en esta entrevista, con Hernán “Cabra” de Vega, cantante y letrista, mientras se preparaba para el festejo en Cemento, el fin de semana que pasó: un cumpleaños con globos, piñatas, cotillón y la presencia de otras bandas de Las Manos..., Agrupación Mamanis (de cumbia), Che Chino (tanguera, formada con parte de Los Gardelitos) y Estimulation (de música electrónica).

-Es la segunda vez que festejan

- Sí, nos hemos pasado todo el año festejando (risas). Pero esta vez va a ser más importante. Hemos tenido más ayuda para la difusión. Si sos una banda independiente tenés que aprovechar: a veces, nos dan una mano y otras no, y ahí varía mucho la fiesta. No es común que nos pasen en las radios.

-¿Por qué?

- Por el tema del sello. Las compañías ponen una plata por mes, en la Rock & Pop, para difundir cierto material. Hasta puede pasar que si difunden otro, la compañía va y tira la bronca al programa que lo hizo. No quieren competencia.

- Pero ustedes estuvieron en un sello más grande...

- Sí, pero nos devolvieron el contrato. El disco Arriba las manos, esto es el Estado ya ni lo fabrican. Lo único que les interesaba era Sr. Cobranza, para que estuviera editado y así poder sacarlo con la Bersuit. Fue un manejo medio raro. Igual ahora, como independientes estamos bien: viajamos, tocamos...

-¿Hay disco nuevo?

- Tenemos un par de temas grabados. Ahora estamos moviendo Los Métodos Piqueteros con la música de Las Chicas Súper Poderosas (canta: “los mejores, los únicos, los métodos piqueteros”). También hay temas viejos que no habíamos grabado como Muerte a todos los padres, Yuta, La puntera Rosa....

- Con esos títulos... ¿seguro que no los pasan por el tema de los sellos?

- ¡Pero imaginate toda la guita que hizo Bersuit con Sr. Cobranza! A ellos no les importa lo que vos digás, lo único que quieren es vender. De última, la censura es un negocio. Lo que no interesa es que un grupo independiente, que no es de ninguna compañía, tenga un problema de censura. A nosotros nos censuran cuando nos discriminan o nos cierran las puertas. Aunque también pasa porque tenemos cierta fama de inmanejables.

- ¿Por colgados o por intransigentes?

- Las veces que estuvimos en compañías nos adaptamos porque íbamos en plan de empleados, pero lo que nunca permitimos es que nos manejaran el material musical o la gráfica. En ese sentido, los tipos sin saber nada, se quieren meter en todo. Puede que manejen bien los negocios pero las ideas que se les ocurren son de cuarta, re-grasas. La plata no los deja crear.

- Siempre se habla de ustedes como una banda ligada con la política. Pero nadie habla de su forma de componer, muy volada. No es muy común que alguien asocie a los piqueteros con un icono pop (Las Chicas Súper Poderosas...).

- Hay un montón de temas que están basados en canciones infantiles. La misma Sr. Cobranza está hecha con la base de la canción que dice (canta): “Ahí está, se la llevó, el tiburón, el tiburón”. Cuando el tema puede ser chocante está bueno balancearlo con algo de humor.

- Además, el rock no se mete con la política en forma directa...

- Cuando salió Sr. Cobranza en el ´94 (y todavía no lo hacía la Bersuit), a todos les parecía una barbaridad. No nos dejaban ni grabarlo. Pero ahora se acabó ese discurso de todos los caretones como (Mario) Pergolini que antes te decían: “No, no se puede, las cosas hay que decirlas de otra forma, más poética”. Eso ya fue. Influyó también la cumbia villera porque ahí las cosas se dicen sin tantas vueltas. Lo que pasa es que desde la época de la dictadura, ha quedado en el rock una tendencia al abuso de metáforas. Tenías que armar una metáfora que diera a entender que estabas hablando del porro o la política. Muchos de los que laburan del rock quedaron pegados con esa historia y te dicen que lo que vos hacés es antiguo. Y para mí lo más moderno es romper eso y escribir sobre lo que está pasando ahora.

-¿Seguís trabajando en la calle?

- Hasta el año pasado estuvimos en la peatonal Florida. Pero este año no arranqué porque el micro centro está heavy. Ahora voy a un parque los domingos, a una asamblea barrial; me acerco, toco... Es un oficio que siempre tuve y lo uso cuando necesito.

-¿Es verdad que cuando tocás Sr. Cobranza te dicen: “qué bueno el cover de la Bersuit”?

- Sí. Me dicen: “aguante Cordera”(risas). Es más, cuando decía que era amigo, me puteaban y se iban, me dejaban re-caliente. Pero está bien, con el tiempo...

- Piñeyro va a hacer una película con tu vida: el rockero injustamente ignorado...

- (risas) Sí, voy a hacer un par de libros con cada entrevista que leo del Pelado.

- Qué karma

- Sí pero más karma para él. Hasta lo escuché decir cómo se le ocurrió hacer el tema. Me agarra un calor por dentro que me quiero matar. El karma lo tiene él porque está mintiendo y lo sabe. Pero no hablemos más del tema.

-¿Qué balance hacés de estos años?

-Siempre nos parece que la última fecha fue la mejor. La banda ha crecido, somos 9 personas; en un momento, no soñábamos con convocar gente y ahora podemos proyectar fechas, trabajar mejor y saber que tenemos nuestro público. Aparte, la línea política que nosotros tiramos, se está dando. Eso nos da ganas de seguir. Siempre nos adaptamos al momento político y vemos la necesidad de que los temas sean una consigna. La gente necesita organizarse independientemente del Estado.

- Muchos lo están haciendo hace rato...

-Y bueno, es como decir: “tampoco, estábamos tan locos”.



Enciclopedia: #  A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z 
Podcast
Cargando...