Noticias


13.10.2002.-

Nos vamos poniendo punk

Entrevista a Kinder Videla Mengele, por Miguel Casanova, para el Diario Los Andes de Mendoza.



De los años de música y actitud, de la leyenda que creció a su alrededor -muchas veces alimentada por fantasías de sus seguidores- y de su presente, hablamos en esta nota. Pasen y conozcan a uno de los grupos más fascinantes de la escena mendocina.

"Hacia (...) 1984, empiezan a diferenciarse los grupos según estilos musicales, vestimentas y públicos diferentes. Algo así como tribus urbanas que configuran un mapa heterogéneo al interior del movimiento del rock. Los hippies ceden su lugar a ideologías más duras y de choque, como los punk... Estos comienzan a utilizar un nuevo 'look' cuyo objetivo es escandalizar a través de la transgresión a toda forma estética anterior. También utilizan símbolos y terminologías que chocan contra todo lo establecido". (Introducción del capítulo Los Punk de la publicación Extramuros: La historia del movimiento del rock mendocino).

"En los comienzos, puede ser que generáramos algo violento abajo del escenario. Era algo nuevo, era otra gente distinta, nada estereotipada y algo loca que quería estar ahí" recuerda Punko.

Los Kinder Videla Mengele se formaron en 1985. Su nombre es una poderosísima amalgama de personajes nefastos de nuestra historia y la historia universal. Por un lado, el ex presidente de facto Jorge Rafael Videla, la cara visible del terrorismo de Estado en la Argentina, y por el otro, Joseph Mengele, doctor nazi que realizó experimentos aberrantes en busca de su llamada raza superior. Para la banda, el nombre encierra una ironía que a la vez es todo un golpe visceral: "deje a sus niños en una guardería con estas personas". Su música y su mensaje no están alejados de esta línea: señalar con esa misma actitud y crudeza lo que está mal.

-¿Continúan manteniendo la misma postura ideológica de sus comienzos?

Punko: Sí, nuestro mensaje sigue siendo el mismo. Pienso que la gente está todavía un poco confundida: lo que quiere es pararse el pelo y nada más. Nosotros estamos para hacer algo, queremos cambios profundos, porque no puede ser que suceda lo que vivimos día a día, en la música y en la sociedad.

-¿Consideran hay un nuevo punk-rocker más solidario y sensible?

Punko: No, todo lo contrario. Yo lo veo ahora más violento que antes. Los pibes todavía están algo ignorantes y despreocupados...

Buitre: No le prestan atención a las letras. A algunos, sólo les interesa bardear.

-¿Cómo fue que volvieron?

Punko: Volvimos a la segunda formación original. Yo vivía en Buenos Aires, hubo un plan de formar la banda allá, pero se diluyó por la falta de gente que compartiera nuestro proyecto. Así que me volví con mi hermano y refundamos los Kinder acá en Mendoza. Fue en octubre de 2000.

Buitre: La invitación para grabar, por parte de los Karamelo, venía desde hace mucho tiempo pero siempre se postergaba por motivos de dinero. Finalmente, fuimos a grabar y volvimos con una predisposición distinta, con una concepción más amplia: tratar de tocar más y extendernos. Ya nos están saliendo muchas cosas, dimos sólo un pequeño paso y nos sorprende la expectativa que causamos. Hemos recibido propuestas para tocar en Chile.

Punko: En lo musical también hubo cambios, la banda está mucho más armada, más estructurada, los temas están muy trabajados. Tenemos muchas ganas de seguir.

-¿ Por qué Kinder sigue vigente?

Punko: Me parece que es porque estuvimos desaparecidos por más de tres años de la movida... Quedó la furia de los Mengeles en escena, y luego se fue desvirtuando a "¡Uhh, Los Mengeles", como que somos terribles, los más barderos... De ahí en más, se fue deformando por el boca a boca y la imaginería de la gente. ¡Vaya uno a saber las cosas que se dirán de nosotros! Te doy un ejemplo: un compañero de trabajo le contó a sus amigos del barrio que conocía al Punko de los Kinder; sus amigos le contestaron: "Ellos están desde hace una bocha, la vienen peleando desde la época de los militares". ¡Imaginate, si estuviéramos desde la época de los militares, estaríamos todos muertos!

-¿De dónde vino todo ese reconocimiento?

Punko: En nuestras primeras épocas improvisábamos mucho. Para la gente común e incluso la del rock, nuestra música era ruido o basura. El respeto y el reconocimiento vino acompañado de nuestra convocatoria y de que se enteraron que nuestro otro hermano era Edgardo Murillo (el artista plástico). Quizá, en nuestros comienzos éramos un poco nihilistas, es lo que sentíamos... pero ahora, con más perspectiva, veo que Kinder fue una de las primeras bandas new wave de Mendoza.

-¿Creen que la situación actual hace que los miren con otros ojos?

Buitre: Puede que sí. En ese aspecto las letras son por demás actuales y coherentes. Nosotros siempre estuvimos comprometidos con lo que decíamos.

Punko: Siempre hubo crisis. En el '85 nos decían: "Cómo puede ser, nada es positivo para ustedes". Ahí empezábamos una etapa en que nos estaban cagando y mirá como estamos ahora... Es algo muy contradictorio: supuestamente estamos en democracia, vamos a tener mayores posibilidades y un mayor pluralismo. Son todas mentiras.



Enciclopedia: #  A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z 
Noticias.Rock.com.ar