Share

Juana Molina

Paraguaya

Quemarás la ruda, prepararás la poción,
y en noche de luna repetirás la oración:
"Linda luna que ahí con tu luz iluminas
el brebaje, a ti te invoco,
ayúdame a conseguir lo que he pedido".

Se lo bebió, se lo bebió todo,
se enamoró, se enamoró como yo.
Nos devora una pasión,
pero pronto yo ni lo miro.
Está embrujado, y yo ya no lo valoro,
no lo lloro, lo ignoro.

Quemaré la ruda, prepararé mi poción.
Si esta noche hay luna, revertiré la ilusión.
"Linda luna que ahí con tu luz iluminas
el brebaje, a ti te invoco,
ayúdame a conseguir lo que he pedido".

Y me olvidó, me lo bebí todo y él me olvidó,
me olvidó como yo.
Y ahora que me olvidó,
la embrujada soy yo y no lo olvido.
¡Ay qué pesar! oh, luna ahora
yo lo adoro y de nuevo lo lloro.