Share

La Yegros

La Yegros es originaria de Buenos Aires y sus padres de Misiones. De esa herencia toma el chamamé y pero también se inspira en las cumbias que escuchó de niña en su Morón natal, en oeste del conurbano. Estos dos géneros, con una mezcla de folclore andino, se refrescan con un poco de dancehall jamaiquino y producciones electrónicas, creando ese cóctel del cual solo La Yegros posee la receta.

La Yegros creció en las afueras de la capital argentina, en contacto con las culturas rurales del país y hoy, entre Francia y Argentina, La Yegros no disimula su identidad, tan mixta como su música. Las canciones de "Suelta", de las cuáles es mayoritariamente autora y compositora, emanan sinceridad y se inspiran tanto en opiniones íntimas como en manifestaciones colectivas, sociales, tomando una postura nítida desde donde reivindica el lugar de la mujer en el mundo. “Tenemos voz” es lo que la escuchamos cantar junto con la MC británica Soom T.

La Yegros se mantiene de cerca de sus leales colaboradores, como Daniel Martín, compositor de “Viene de Mi”, su primer hit el cual seguimos escuchando en las pistas de baile del planeta entero, y el legendario productor argentino King Coya (Gaby Kerpel), su compañero de ruta desde sus inicios, quien contribuyó a definir la identidad electropical de La Yegros. Por otra parte, dos nuevos valores se unen a la producción: Eduardo Cabra del dueto puertorriqueño Calle 13 (ganador de varios Latin Grammy Awards) y el holandés Jori Collignon quien pergeña el global beat de Skip&Die. Con tan buen entorno, La Yegros se afirma en las convicciones que profundizan el sentido de sus canciones.

Gracias al apoyo de un equipo compuesto por estos brujos del sonido, La Yegros libera su temperamento a lo largo de Suelta. El álbum continúa la exploración en los folclores del norte: al carnavalito y a la cumbia -ya presentes en Magnetismo- se suman ahora los ritmos del huayno y de la chacarera, flautas andinas y algunos sorpresivos ingredientes del medio oriente. El chamamé, omnipresente, se transforma una vez más para diversificar y encender las pistas de baile internacionales. Sin embargo, Suelta va más allá y logra condensar otras emociones: melancolía cuando nos cuenta sobre sus orígenes, indignación e incluso ira, cuando se trata de cuestiones sociales. La Yegros incita a las mujeres a reclamar el respeto que se merecen, uniendo así sus voces con la suya.