Share

Media octava

Hombre caldera

En la ciudad nos come el calor y todo pasa
sofocandome la grasa se derrite sobre mi,
y la humedad que nos revienta la cabeza
el humo , el faso y el vapor,
hicieron de este día que tuviera que salir.
Para encontrarme con más problemas de los que quiero
Hombre caldera, vive entre polleras.
Se enoja si le tocas el barandal,
hace recarga y gasta abusa de llamados
botonea a los chicos del lugar,
maldito hombre caldera
resguardando la nena
amenaza con que todo está mal.

Algun dia por las escaleras vas a rodar
yendo de espaldas solamente recordaras
qué es lo que haces aca
para no sentirte como uno más.