Share

Media octava

El exilio

De nuevo en ese viejo banco de plaza
con la mirada oscura y lejana,
cualquiera te ve pero nadie te alcanza
por que tu mente se encuentra tan lejos.
queriendo volver, pero no hay forma,
crees que no hay forma.

Volves a tu casa pero no estas ahi
estas enajenada como en otro tiempo
los días pasan y vos seguis,
estas perdida y te destroza.
Ya verte así, pero ya es tarde,
demasiado tarde.

Aunque tu pasado no lo hayas pisado
volves a decir que ya no hay vuelta atrás.
pero esos demonios no te dejan descansar
y tu quebranto empieza a brotar,
pero ya es tarde, demasiado tarde.

Como llegue a parar acá
donde ya nada podrá ser igual,
quizás debas dejar de reflexionar
por que la vida debe continuar.