Share

Media octava

Nos siguen queriendo cambiar

Palabras mudas cargadas de impunidad,
sangre en las paredes y en esos pasillos.
Aire comprimido en mi interior
la locura se suicida.

Nos siguen queriendo cambiar
pero hay cosas que no cambiarán
tanto tiempo sin poder hablar
tengo que escapar.

Y corrí con todas mis fuerzas
pero no pude escapar.
presión en la muñecas, fusil en la cabeza
cual es la necesidad solo quiero mi libertad.

Tu voz me vuelve como en olas,
y la marea arrastra mi pensar,
los vientos son de otro lugar
las paredes se desvanecen,
llega ese brillo en tus mejillas
que cae desde tu estado mental.