Share

La Furia de Petruza

Viento

El día que di el paso,
me vi saltar por la ventana y no temblar.
Y ya no escuché otros pasos, no divagué.
Cuando era que empezaba, empecé.
Y ahora me río en tu cara, vieja voz.
La libertad,
vino a arrancarme del pecho cada botón
que me abrochaba a un sistema.
La sumisión,
quedó dormida en la mesa,
y yo comí…
Todo lo que había dejado para mí hoy.
No existe más un pero ni un no.
Le dije que sí al viento.
No existe más la sensación,
que puedo estar pasándolo mejor.
Le dije que sí al viento.
Hoy…
No me voy a morir
en tu oficina viendo como mi
retina estalla en tu monitor.
La calle me va a dar satisfacción.
El sol me va alumbrar el día y tu
sillón nunca más podrá ser,
el eclipse de mi satisfacción.
Tu insatisfacción ya no va a ser,
quien pueda obnubilar mi vida hoy.
No existe más un pero ni un no.
Le dije que sí al viento.
No existe más la sensación,
que puedo estar pasándolo mejor.
Le dije que sí al viento.
Hoy!