Share

No salgas con robots

Las máquinas

Y las vecinas del campo aledaño
ya nos contaron del cuerpo encontrado.
Las nubes flotan sobre nuestro encuentro
y nos llevan hacia lo extraño y macabro.

Pero en nuestro crepúsculo azul
los pájaros se recuestan sin miedo.
Una canción que enciende ésta noche.
Sin un reloj que me diga quién soy!

Ya no me alcanzan las máquinas!
Dos de ellas quiero yo!
Y un reloj que centrifugue
dados negros en acción, visión, ficción!
Ya no me alcanzan las máquinas!
Dos de ellas quiero yo!
Y un reloj que centrifugue
dados negros en acción!

Universo paralelo¡¡
Lagartija espacial ábreme la glándula pineal