Share

Piero

Manso y tranquilo

Es fácil como una mañana de sol,
tranquilo como una mañana.
Y es dulce como un caramelo,
es muy dulce.
Buscando qué hacer para llegar a Dios,
nos dicen "Sigan al sol",
ese sol que vive en el corazón es el
representante exclusivo de Dios.

Así que tranquilo, manso y tranquilo...

Es grande, inmenso como el interior, es muy grande.
Y brilla mil veces más que el sol, calienta.
¡Y arriba y arriba y un poco más alto hacia el sol!