Share

Viuda e Hijas de Roque Enroll

Me dijeron que te diga

Apoyada en la baranda
mientras el barco zarpaba,
y soltaban las amarras,
una chica me gritaba.

Yo sus gritos no escuchaba,
porque estaba ocupada
despidiendo a mi muchacho,
que a lo lejos saludaba.

Pero la chica insistía,
piernas largas, mal vestida,
y con gestos sospechosos
su love story interrumpía.

Me dijeron que te diga
que tu novio está con otra.
Le dijeron que le diga
que su novio está con otra.

Y yo, inocente, pensaba
que de mí no se trataba,
pero como soy “masoca”,
por las dudas yo lloraba.

Mis amigas me decían:
“No seas boba, no pasa nada”,
pero bien que se codeaban,
yo sentía sus miradas.

Y de nuevo apareció
la cretina, piernas largas,
las calumnias más infames
de su boca le llegaban.

Me dijeron que te diga:
“Me mentiste, me engañaste”,
me dijeron que te diga:
“a esa, que te lave la ropa”.

Lo peor fue que mi novio
en el muelle ya no estaba, no,
su cerebro reclamado,
con la duda se quedaba.

Ya era tarde para todo,
yo ya estaba consolada,
del otro lado del río,
buena “nerca” me esperaba.

Me dijeron que te diga
que tu novia está con otro.
Le dijeron que le diga
que su novia está con otro.
Me dijeron que te diga
que tu novia está con otro.
Le dijeron que le diga
que su novia está con otro.