Share

El Regreso del Coelacanto

Me vuelvo loco

Me olvidé qué estaba haciendo cuando empecé a pensar en todo eso. Ahora estoy en otra parte y no tengo ganas de volver. Adentro de la jaula seguía creciendo y me quedaba muy chico todo lo puesto. Y de pronto me sentí en pelotas y me busqué algo dulce para comer.
Y no había nada.
Me pasé, lo doy por hecho, cuando me puse de peluca aquel helecho. Creo que estaba buscando algo que estaba buscando en otro tiempo. Ya no me acuerdo. Afuera sentí que salía por la salida, adentro sentí que entraba por la entrada.
Y el pasillo era el mismo y al mismo tiempo distinto.
Me vuelvo loco, pero de a poco. Hasta quedar bien tonto no voy a parar.
Va cayendo gente al baile no lo decía Pelé, Scooby Doo no te hagá el zorro…
que acá estamos cocinando entre nosotros:
ovejeros asesinos asustados, faloperos del destino inmobiliario y repollos.
Me vuelvo loco, pero de a poco. Hasta quedar bien tonto no voy a parar.