Share

El Regreso del Coelacanto

Piñata

Chicos y chicas juegan en patas, tiran del hilo y rompen la piñata. Cuando se oye el ruido ahí van los atrevidos de cabeza a recoger su contenido. Toto no fue porque es chiquito y mandó a su hermanito. Y ahí vuelve el valiente con la lengua afuera y el botín en la remera.
La piñata puede ser un bombardero japonés de la segunda guerra mundial, o un pez que se ha portado mal. Cualquiera de los personajes de la televisión y si es gordito mejor. Un burro al que hay que darle con un palo y gritarle burro malo malo.
Que caiga comida del cielo como suelta la piñata los caramelos.
A ver quién se anima a tirar del hilo pa’ que el pobre pueda comer tranquilo.
Y al rico que se porta como rata se le rompa la panza como piñata.
Yo que construí esta piñata para vos. La miraste así nomás. “Tiene de todo”, te dije. “¿Qué esperabas? ¿Entradas al teatro? ¿Un sobre con pasajes? Tiene tapa con imán y se puede reciclar”.