Share

Peligrosos Gorriones

Una dosis

Una dosis se parece a los dos,
el espacio me parece explotar,
las cavernas se aproximan al cielo
brilla el trueno con ardor de la paz.

Mientras tanto las sirenas me bloquean,
aunque amanece poco a poco oscurece.

Una dosis sostenida en el mar,
no hay anzuelo que me pueda atrapar,
y lo blanco en la oscuridad
dulce muerte que prefiero evitar.

Y mientras tanto las sirenas me bloquean
aunque amanece poco a poco oscurece
Y mientras tanto las sirenas me bloquean
aunque amanece poco a poco oscurece.

La corriente lleva al alma hacia un callejón,
las verdades son amigas del corazón
pega el grito que te salva del escorpión,
desaparece del agua el laberinto.

Y ahora cantan las canción en la eternidad
la atención desaparece en la inmensidad.