Share

La Caja

Una herida

Es tarde en Buenos Aires
no tengo una moneda
ya no pienso, ya no siento
soy sólo una herida
voy rodando por un túnel
bajo la avenida.

Dijiste que el olvido
era nuestra pesadilla
que no hay sueños para tipos
que arman otra vida
sin embargo son tus redes
las que nos lastima.

Algo se clava en los espejos
a pura emoción navega lejos
se dispersa, se junta, llora
aprieta unos recuerdos
confiesa, miente, promete
un puñal para la soledad.

Se cae Buenos Aires
sobre mi fantasía
y hay un ruido extraño
a mis espaldas que me guía
voces tuyas, risas mías
el viejo arpón del tiempo.