Share

Gustavo Santaolalla

Empujando tinta

Entre agujas y sangre así la conocí y no hacía más que sonreír,
Dibujaba con paciencia en una espalda unas alas de un ángel de la guarda.
Yo que había entrado sin idea y de pronto ella me dice: ¿qué desea?
Yo quería nada más ver que pasaba y como tonto me quedé con su mirada.
La primera fue una cruz de caravaca, la segunda una iguana y una rata,
La tercera sesión este chabón, con su nombre se hizo hacer un corazón.
Hoy con diez dibujos soy experto en jugar con la carne y con el cuerpo,
Cada línea, cada punto, cada agujero, nos recuerda y nos marca como nuevos.
Empujando tinta, así vivimos, tatoo parlor, cartel de neón;
La cara de Jimi, una calavera, un aro en la oreja y otro en el pezón.
Empujando tinta, jugando con fuego, haciendo historia en algún rincón,
Indelebles momentos, compañeros de ruta, viajan en el cuerpo y en el corazón.
Dragones, serpientes, números y letras, vírgenes, demonios, frases, flores, fechas,
Human graffitti para la buena suerte, carteles del alma, de amor y de muerte.
Con ella aprendí al límite cruzar, penetrar la carne y un poquito más,
Brazos, muslos, pechos para dibujar, hermanos de sangre para celebrar.
Empujando tinta, así vivimos, tatoo parlor, cartel de neón;
La cara de Jimi, una calavera, un aro en la oreja y otro en el pezón.
Empujando tinta, perforando, piratas, Mad Max, Rolling Stones,
Primitivos modernos, héroes de los bordes, yo navajas, ellas púas y eslabón.