Share

El debut discográfico de La Mistonga

"Guau!" tiene once canciones que alcanzan para mostrar personalidad, influencias y algunas virtudes.

El debut independiente de La Mistonga provoca impresión y miedo desde el primer track. Unos pasos, algo que se fuma, unos perros y las sirenas previas a la golpiza son el marco de once canciones que no tienen tiempo pero sí lugar: los suburbios. La falta de marco histórico se da porque las melodías y las letras parecen retrotraerse permanentemente y a la vez incluyen un toque actual (sobre todo a partir del sonido de las guitarras). "La policía siempre te trata mal" es la primer frase de la primer canción de Guau!. Se trata de un punk rabioso con una letra sutil que traza una sensación de opresión: "Che Buenos Aires/ ya no te quiero ver/ envenenando el capullo de mi rosa".

"Parlando" es una canción hipnótica que incluye unos fragmentos en italiano, el idioma de la influencia más evidente de la banda y, a la vez, el mito más grande del rock argentino: Luca Prodan.

En todo el disco se desenvuelven a través de una sordidez desesperante y una calidez convincente. "Calesitas muertas" es una canción desgarradora, "Corazones" un paseo por la Zona Oeste sobre un notable loop de bajo, "Digo-digo" es un arrebato nihilista, "Manijero" encarna un buen cierre donde dejan ver una faceta alegre en medio de una de esas letras que disfrazan abstinencia con vaivenes amorosos.

"Guau!" es la canción que bautiza el disco, pero también disimula las cualidades explosivas de la banda para darle espacio a la parte más sombría y dark del universo musical de La Mistonga.

El arte de tapa, realizada por Hernán Pitito, muestra a unos perros callejeros con mirada desafiante. Refleja el aire arrabalero y suburbano de las canciones de la placa. La característica esencial de La Mistonga pasa por el estilo confesional de Cambiaggi. Es una original mezcla de influencias (Ciro, Pandolfo, Sokol) que sobreviene en una manera única de cantar en vivo.

En síntesis, el tiempo dirá lo que pase con el grupo, pero el disco representa una base firme para proyectarse a los escenarios. Tienen buenas canciones, buen vivo... pero les falta el manager estafador.