Share

Matías Guastoni: "Es una de esas melodías que uno guarda por un tiempo, hasta que es momento de darle forma"

El cantautor y multi-instrumentista rosarino anuncia el lanzamiento de su nuevo single "Desaparecer". Una pieza que encaja perfectamente dentro del pop rock, con un sonido pegadizo en el que conviven diferentes matices.

Matías Guastoni nace en Capitán Bermúdez (Santa Fe). A los siete años empieza a tocar la guitarra y desde los catorce compone, interpreta y produce profesionalmente sus canciones. Además de participar en numerosos proyectos como sesionista y colaborador, es multiinstrumentista (guitarra, canto, batería, bajo y piano) y se ha dedicado a la docencia, como actividad paralela, desde su adolescencia.

Durante el 2012 lleva adelante su primer material discográfico como solista bajo el nombre "Espera". Tres años más tarde resulta seleccionado por el gobierno nacional para grabar en el CIAM (Centro de investigación aplicado a la música) y tocar en la Cúpula del CCK en el marco de "Más cerca del Arte". El 2017 lo encuentra instalado en Buenos Aires, tocando por todo Capital Federal y un único show en Rosario a sala llena, para llegar a 2019 con el lanzamiento de su EP "341" a través de Red Moskito Records.

En 2021 se suman al proyecto Lara Hennesy en bajo y voz; Juan Pablo Papávero en batería y coros; y Cesar "Cuchu" Dallasta en teclados y coros. Entre los meses de agosto y septiembre ingresan al estudio para pre-producir y realizar "Desaparecer", sencillo que ya está disponible en tiendas digitales y se profundiza en charla con Rock.com.ar.

¿En qué momento se encuentra Matías Guastoni?

La verdad que es un momento feliz, en todos los sentidos, y con muchos proyectos que me dan satisfacción. Por un lado, haber abierto Otra Cepa Estudio con Cesar "Cuchu" Dallasta en plena pandemia, y que se haya convertido en un espacio vital para este proyecto. Dar clases, grabar otros artistas, ser productores e instrumentistas de ellos. El año pasado me reencontré con la luthería, que había estudiado en Rosario durante el 2015, y de construir instrumentos eléctricos para mí, pasé a construir a pedido. Creo que todo esto, sumado al grupo humano que tiene esta banda, hace que disfrute de la música con el entusiasmo de un niño

¿Cuál fue el puntapié para embarcarte en un desafío solista?

Nunca tuve la idea de ser solista, siempre me gustó tocar en banda. El tema fue que los proyectos duraban algunos años y se disolvían. Eso me obligaba a arrancar todo desde cero con otro nombre. Cuando se consolidó la banda que grabó el primer disco, "Espera", insistí en ponerle un nombre, pero los demás me convencieron de que llevara el mío. De esta manera, el proyecto seguiría su curso independientemente de si los músicos cambiaban o no. Así que Matías Guastoni siempre es una banda.

¿Cómo viviste el proceso compositivo del sencillo que estás presentando?

"Desaparecer" es una de esas melodías que uno guarda durante un tiempo, hasta que es momento de darle forma. Antes de venir a vivir a Capital ya tenía la armonía, y en medio de la cuarentena se convirtió en canción. Fue el puntapié para empezar a proyectar ensayos, armar la banda y darle curso a la grabación; aún con la incertidumbre de planificar algo en ese momento.

¿Tres palabras que representen "Desaparecer"?

Amor, búsqueda y libertad.

¿De qué manera acompañaron y aportaron los integrantes que se sumaron recientemente y cómo trabajaron juntos dentro del Estudio?

La canción la empezamos a producir con Cuchu, armando unas maquetas en el estudio. Él probó los sintes y secuencias; después realizamos la sesión con Juan Papávero en batería. Lo bueno es que todos opinamos y buscamos lo mejor para el tema. Lara Hennessy grabó bajo y unos coros hermosos. Fue un proceso divertido, de mucha escucha y dedicación.

¿Cuál fue la búsqueda sonora?

Queríamos lograr un sonido potente de batería y terminamos usando distintos cuerpos y un mix de platillos para tener el audio que nos imaginamos. El laburo de sintes análogos y secuencias nos entusiasmó y sabíamos que eso iba a primar para hacer un cambio. Por el lado del bajo y las guitarras, queríamos un audio un poco más crudo y clásico (jazz bass, telecaster y strats) con voces limpias al frente. Un sonido más moderno del que venía acostumbrado. Estamos muy contentos con el resultado. La posibilidad de grabarnos nosotros mismos, en nuestro propio estudio, nos dio una libertad absoluta con el tiempo y la experimentación.

¿Cómo describirías el vivo del proyecto?

Pienso que es una banda potente, que se destaca por tener un trabajo de coros con cuatro voces y canciones que van navegando por distintos estilos. Disfrutamos de tocar y eso se transmite para que la gente disfrute a la par. Se vivió una gran abstinencia del vivo con el parate que tuvimos, así que estamos programando muchos shows para este año.

¿Qué nos podés adelantar de los objetivos para el 2022?

Ya estamos haciendo los demos para nuevas canciones que terminaran en un disco este año.