Share

Vuelta por el universo #02: Bocanada

A cuatro años del último disco de Soda Stereo, el lanzamiento de "Bocanada" trajo cierta desazón, por confirmarse la ruptura del trío, y al mismo tiempo expectativa por conocer cómo seguiría la vida musical de Gustavo. Este episodio está dedicado a repasar la creación y grabación del primer disco solista de Cerati luego de Soda.

Descargar episodio #2
Suscribite al podcast: Apple Podcast / RSS / Spotify
Escuchar todos los episodios de este podcast

Vuelta por el universo es un podcast producido por Tatiana Scorciapino para Rock.com.ar con un recorrido por la trayectoria de Gustavo Cerati.

Transcripción

A cuatro años del último disco de Soda Stereo, el lanzamiento de “Bocanada” trajo cierta desazón, por confirmarse la ruptura del trío, y al mismo tiempo expectativa por conocer cómo seguiría la vida musical de Gustavo. Este episodio está dedicado a repasar la creación y grabación del primer disco solista de Cerati luego de Soda.

A cuatro años del último disco de Soda Stereo, el anuncio de un álbum solista de Cerati trajo cierta desazón, por confirmarse la ruptura del trío, y al mismo tiempo expectativa por conocer cómo seguiría la vida musical de Gustavo.

Cerati: Que Soda haya sido lo que fue es una responsabilidad para mí de mantener ese contacto con la gente. Quizás no de la misma forma, no sé si voy a satisfacer a todos, pero nadie puede volver para atrás.

Y así fue, no había vuelta atrás: a mediados de 1999 se edita “Bocanada”.

Mi nombre es Diego, de Rock.com.ar, y en esta vuelta por el universo de hoy vamos a repasar cómo fue su creación y su grabación.

Las referencias a Soda fueron inevitables. Las comparaciones, las especulaciones. No había sido tan fuerte esa referencia cuando presentó “Amor amarillo”, su disco debut solista. Y en algún punto, tanta expectativa podía jugarle en contra a “Bocanada”, y algunos seguidores podrían sentirse defraudados.

Cerati: Supongo que sí, hasta ahora estoy recibiendo buen feedback porque tiene un poco de todo. Fue resultando así porque cuando me propongo algo me sale otra. Tenía muchos temas y busqué representatividad de lo que me gusta. Es una puerta al futuro.

La apuesta de Gustavo fue capitalizar toda la atención que recibiría para presentar un disco que le abriera caminos. Así lo explicaba en el programa “Plaza Italia”, de la televisión chilena.

Cerati: Tengo que aprovecharme de esa posbilidad. El lugar que uno ocupa es privilegiado. Siento la responsabilidad de hacer mejor música y funciono como antena de lo que me gusta hacer, que es captado por gente en forma masiva, PRetendo aprovecharme de esa expectativa.

¿Y cómo se sale adelante después de tantos años de trabajar en equipo, de conseguir tanto éxito, de vivir con semejante euforia? Se lo respondía a la cadena MTV.

Cerati: Después de soda yo traté de tomar un poco de distancia, sanarme de conflictos, de una relación gastada, ya no nos escuchábamos mucho entre nosotros, no teníamos sentido. Cuando empecé soñé con que cada disco fuera mejor. Y eso ya no existía. Y ahora volví a recuperar esa sensación. Es el principio de algo que viene. Más allá de su éxito, artísticamente me alimenta el espíritu hacia el futuro.

Como recordarás, después del último concierto en River, la noche del “Gracias totales”, Cerati comenzó una etapa relacionada más con la experimentación y la música electrónica. Plan V, junto a músicos chilenos, y el dúo Ocio, con Flavio Etcheto.

Cerati: esos proyectos electrónicos no fueron un capricho. Es algo muy válido, pero en ningún momento pongo las expectativas iguales ahí. Desde la difusión, el comsumo, etc. No le resto validez por eso. Son cosas inmediatas que no tienen ambición.

Llegamos entonces a “Bocanada”. 15 canciones, casi 70 minutos de duración. Grabado bajo el mando del ingeniero Eduardo Bergallo, junto a Flavio Etcheto en samplers, Martín Carrizo en batería, Fernando Nalé en bajo y contrabajo; samplers y coros de Leo García, y teclados de Tweety González. En una entrevista de la CNN en Español le preguntaron a Cerati dentro de qué género metería al disco.

Cerati: Me despacho con un montón de posibilidades. Es un disco actual, incorporo mis influencias de lo que escucho, una ensalada de contrastes y emociones.

Gustavo Cerati metió guitarras, samplers, sintetizadores, bajos y efectos. Además de su voz, por supuesto. Y como era de esperar, también se encargó de la producción artística. Así lo describe el propio Gustavo, en una charla en el canal chileno Vía X.

Cerati: Qué tiene Bocanada que refleja esta etapa de tu vida? No podría haber sido en otro momento. Algunos álbumes aparecen a destiempo, son más vanguardistas, más retro. Éste es insertado en el hoy, de este momento. Y también busco generar una sensación mullida. Puse la piel y tiene sentido ante un mundo más áspero. El 2000 no cambia demasiado, pero sí empieza una era en mi vida. Este disco es la primera cosa con una sensación de futuro. Amor amarillo es un disco solo, en otra situación. Éste es un disco que representa un primer eslabón.

¿Fue “Bocanada” un disco grabado con total libertad, sin presiones? Escuchá lo que decía Gustavo.

Cerati: ¿Si el disco fue grabado con total libertad, sin presiones? Yo pienso que sí. Hay una tranquilidad, hay relax. Hay más libertad. No porque Soda hubiera sido una prisión, pero todo nos costaba más. Yo lo viví con mucho deseo. Fui por todos los caminos que me aparecían. No pensé mucho en que tenía que hacer un disco exitoso.

Ese paso adelante al que se refiere Gustavo está presente en toda su obra. Evitando repetirse. Siempre intentando algo diferente.

Cerati: Hay momentos glam, es un disco muy libre. Me fui para lugares impensados. Hay una idea con el concepto de los discos. En los 70 empecé a comprar discos. Éramos 3 ó 4 que escuchábamos eso. En esa época era inocente, compraba los discos pensando en la obra. En esa pretensión encuentro algo de hacer mejor música. Yo estoy en esa tesitura. Sé que voy a vender, pero estoy empeñado en avanzar y no solamente hacer un contrato con el sistema. Puedo hacer un pop que venda, pero me interesa además hacer otra cosa.

¿De qué habla el disco? ¿En qué se inspira Cerati para sus canciones, sus letras?

Cerati: Sería bastante terrible que todo lo que escribo hablara de mí. Mi mundo no es tan grande. Absorbo lo que pasa alrededor. Este disco está muy lejano de la sensación de tortura que tuve en otros. Éste no es así.

El primer corte difusión de “Bocanada” fue “Raíz”

Cerati: La canción “Raíz” tiene un pedacito de un cicu que usaron en un disco de Los Jaivas. Lo robé y después les pedí permiso. Los Jaivas o Arco Iris los agarré un poco tarde, una fusión entre lo etno con el rock, me impresionaba mucho. Me impresiona y atrae lo andino. Es el folklore que me siento más tocado. Ese canto de la montaña. Eso conjugado con viajes que hice, son muy fuertes, tienen mucha vida. Son como acercamientos que hago.

Pero uno de los grandes hits del disco fue la canción “Puente”.

Cerati: Es una idea extraña, una cápsula que anda por Buenos Aires mientras voy subiendo a algunos amigos y los paseo. Es un poco esa idea. Busqué contraste, habla de varios tipos de puente como relación: romántica y un puente con la gente. Un paso de la luna al sol. Jugamos con un contraste que la letra no tenga que ser explicada.

Y más allá de los hits, “Bocanada” tiene un tema excepcional. “Verbo carne”, con notables arreglos de Alejandro Terán, y que fue grabado en los famosos estudios Abbey Road de Londres, junto a la London Session Orchestra.

Cerati: lo hice en un teclado y ya era pretensiosa. Mi sorpresa fue cuando Terán tradujo los arreglos y me propuso la orquesta. Y al final, fue para ese tema solamente. Es la primera vez que hago esto. No es habitual. Lo hice en Abbey Road, el estudio clásico y fue muy impreisonante.

Esta fue una experiencia única, al frente de 48 músicos y en un lugar tan emblemático para la música.

Cerati: Yo quedé muy alzado ese día. Tan excitado por la idea. Yo llegué y estaban todos listos y me presenté como dos horas después. Estaba como un turista. El sonido era tremendo. Lo volví a cantarlo con la orquesta y fue un día bellísimo, un Everest.

“Bocanada” es un disco fenomenal. Considerado clave en la historia del rock latinoamericano. Vendió mucho (fue rápidamente disco de oro en Argentina), tuvo aceptación inmediata por parte de la prensa… pero, pese a todo, el periodismo no paró de preguntarle por un posible regreso de Soda.

Cerati: Con Charly me vi después de hace mucho, después del divorcio vos sabés cómo quedan las cosas. Decidimos no vernos por mucho tiempo. A Zeta hace un tiempo. Siempre amables, hay sentimiento de cercanía. Igual, cada uno está haciendo lo suyo. Aprendimos. Nos preguntan por un reencuentro, pero no va a ocurrir porque los caminos ya estaban distanciados en el final y yo tengo un mundo por delante para investigar. Y si pasa no va a pasar ni por guita… mejor esto no lo graben!

Este podcast está producido por Tatiana Scorciapino y por Rock.com.ar. Te invitamos a que nos busques en Spotify, en Apple Podcast o en tu reproductor favorito de podcast; y suscribite para recibir nuevos episodios. Te esperamos para la próxima vuelta por el universo.